En 1982, Oliver Horst Högl vino por primera vez a España y conoció la comarca de ” El Maestrazgo”.

La fuerza del paisaje, su naturaleza, sus gentes, le cautivaron y se hicieron un hueco en su corazón. Hasta tal punto fue impactante, que unos años más tarde decidió venir a vivir a un pequeño pueblo, Chert, y dejar su Alemania natal. No tardo mucho en que se produjera un segundo encuentro que cambiaría de nuevo su vida, la madera de olivo apareció en su trabajo.

Al descubrir la madera de olivo, Oliver quedo profundamente enamorado de ella, hecho que le inspiro a crear, iniciando así su faceta de artesano, la cual no ha abandonado desde hace más de 17 años, porque cada día es un nuevo comienzo y una posibilidad de sacar a la luz aquello que tiene esta madera dentro.

 

 


Copyright 2012. Aviso Legal. Todos los derechos reservados. Autor.